jueves, 5 de enero de 2012

Una Relación de Amor - Odio

MANUEL GALVEZ Y EL TANGO

(18/07/1882 - †14/11/ 1962)



Manuel Galvez, poeta, escritor, ensayista, novellista, revisionista y biógrafo, nace un 18 de Julio de 1882 en la ciudad de Paraná (Provincia de Entre Rios); Son conocidas las diferentes posiciones de los intelectuales argentinos frente al tango, alguno de los cuales llegaron a incurrir en contradicciones.



Al respecto, creemos de interés reproducir , por ejemplo, los calificativos que el tango mereció al consagrado escritor Manuel Galvez, en algunas muestras de su copiosa y valiosa producción literaria. Así al referirse al tango empleó expresiones tales como "un canallesco tango arrabalero" en ("La Maestra Normal"); "los vaivenes pecaminosos del tango" ("Una Mujer Moderna"); "música sensual, canallesca, arrabalera, mezcla de insolencia y bajeza, de tiesura y voluptuosidad, de tristeza secular y alegria burda de prostíbulo, que hablaba en lenguaje de germanía y de prisiones y hacía pensar en escenas de la mala vida, un ambiente de bajo fondo, poblado por siluetas de crimen... ("Historia de Arrabal").


En contraposición a ello, hacia 1904 o 1905, tocó tangos al piano en la tertulia de Lugones ("según contaría en 1961 en su libro "Amigos y Maestros de mi Juventud") y también los bailó (según confesó en la vejez, también en 1961, en "El Mundo de los Seres Ficticios".



Cuando escribió "La Danza del Arrabal" me resultó fácil, no era extraño, yo sentía su música y desde 1900 o 1901, tocaba tangos en el piano; Quienes me veían, se asombraban de que yo "Un Joven Distinguido" le diese a la música del arrabal tanto sabor. Lo bailé pues y bastante bien, con "Mucho Sentimiento" según mis cómplices compañeras es que de veras lo sentía, sentía su alma, su color, su gusto a pecado, su voluptuosidad hipócrita.



No se explica como sintiéndolo de tal modo pudo Galvez denigrar tan impiadosamente al tango en sus novelas, señalando a modo de hipótesis que cuando escribió alguna de ellas, aún no se había levantado la estrella de Cobian y de Fresedo, ni la de los De Caro, agregando que tal vez para purgar aquella injusticia compondría mas tarde su "Oda al Tango" seguida de 24 poemas breves, obra respecto a la cual diria Galvez: Compuse 24 poemas breves y una Oda al tango de largura discreta como introducción. Mostre el tango en el mar, en las sierras de Córdoba, en el bar nocturno. Evoqué los lugares del tango y el espiritu de Juan De Dios Filiberto, el genial autor de "Amigazo". Recordé a varias compañeras de danza. Dediqué poemas al bandoneón, al tango-milonga, a otros diversos temas y me burlé de los extranjeros que imaginan bailar el tango.


Y en un par de brevisimos poemas, contrapuse nuestra danza, profunda, colorida y voluptuosa al ruidoso y negresco "shimmy", por entonces en boga, que solo era un ejercicio gimnástico.



Queremos destacar la certera definición que de él realizó Galvez en su ya citada obra "Hombres en Soledad" al decir: "El tango es la única expresión auténtica de Buenos Aires que es expresión y resúmen de la Argentina, para agregar "Es todo instinto, como nosotros, que hemos vivido siempre una vida instintiva, poco razonada, poco intelectiva. El Tango por pertenecer al mundo de la sensación y de lo infraconsciente es antiintelectual, como es la esencia de lo argentino, y por pertenecer al mundo del sentimiento y del instinto creador, es opuesto a lo mecánico y a lo colectivo. En el tango se encuentran muchas de nuestras características esenciales. Por eso es expresión de nuestra pasividad, de nuestra tristeza fundamental, de nuestro sensualismo lánguido, de nuestra pereza, de nuestra desolación. Esto era en 1938 ¿Es así el "argentino" de hoy?.



Manuel Galvez, falléce en Buenos Aires, el 14 de Noviembre de 1962, a los 80 años de edad.